ESPECTÁCULOS | Toros
Eduardo Jurado, profeta en su tierra en su debut con caballos
El prieguense ha cortado tres orejas en el festejo celebrado esta tarde en Las Canteras

Rafael Cobo Calmaestra - Sábado, 25 de junio de 2011 (21:47:05)


Cumpliendo el mejor guión jamás imaginado para un día tan especial, el prieguense Eduardo Jurado ha sido esta tarde profeta en su tierra al convertirse en el triunfador de la novillada en la que debutaba con los del castoreño. Tal y como aventuró en los días precedentes, con nada que el destino le diera la oportunidad, Eduardo anunciaba que mostraría de lo que era capaz.

Derechazo de Eduardo Jurado al sexto de la tarde. Foto (R. Cobo)
Y así lo ha hecho, sobre todo en el ejemplar que cerró la soporífera tarde, tanto por el sofocante calor, como por el tedio que reinó en buena parte de un festejo en el que se ha registrado una pobrísima entrada.
En ese sexto novillo, Jurado se gustó con la muleta, aprovechando la noble embestida de su oponente, al que en pleno centro del ruedo, consiguió ligar varias series de mucho mérito con la diestra, subiendo un punto el diapasón cuando cambió de mano. Faena larga, con muchos tiempos muertos pero bien medida, estructurada y, de manera especial, ejecutada, a la que únicamente le faltó que el novillo doblara antes para conseguir los máximos trofeos, quedándose tan sólo en una oreja, ganada, todo hay que decirlo, a pulso. Curiosamente, en el ejemplar de su debut, de bella estampa pero poco juego, el presidente del festejo, que se estrenaba en tales menesteres, fue excesivamente generoso con la segunda oreja, máxime cuando la faena, a excepción de la voluntad del novillero, no tuvo fondo alguno, en parte porque Eduardo no se acopló en ningún momento a la embestida de su oponente, que a medida que transcurría la lidia comenzó a evidenciar no pocos problemas, quedándose en mitad de cada muletazo. Aún así dos orejas, la primera concedida cuando el novillero aún no había saludado al palco, viéndose el presidente casi en la obligación moral de volver a sacar el pañuelo ante la petición, tampoco muy ruidosa ni insistente, que el público hizo para la segunda. Ojo con este tipo de actuaciones, máxime cuando la plaza de Priego, en otros tiempos no muy lejanos, tuvo un prestigio que con semejantes actuaciones, difícilmente recuperará.
Volviendo a lo que fue el desarrollo del festejo, poco más que apuntar, ya que junto a la salida a hombros de Eduardo Jurado, la novillada tuvo una reducida historia, ya que Antonio Hernández quedó mermado físicamente tras recibir una fea voltereta cuando saludaba con el capote al primero de la tarde, sufriendo las consecuencias de la misma en su segundo, en el que el veterano novillero valenciano estuvo muy inseguro en todo momento, mientras que por su parte Rafael Tejada no tuvo el material necesario para, al menos, intentarlo.



Estoconazo de Jurado al primero de su lote, al que le cortó dos orejas. (Foto: R. Cobo)
FICHA DEL FESTEJO
Ganado: cinco novillos de Mariano Sanz y uno, lidiado en tercer lugar, del hierro de Bernardino Jiménez, perteneciente a la misma casa ganadera, de aceptable presentación y manejables en general.
Antonio Hernández 'El Melenas': pinchazo y estocada caída y contraria (silencio); y tres pinchazos y estocada (saludos desde el tercio).
Rafael Tejada: estocada caída y trasera, y cinco descabellos (silencio), y tres pinchazos, media estocada contraria y un descabello (silencio).
Eduardo Jurado: estocada (dos orejas); y pinchazo y estocada caída (una oreja).
Plaza: Priego (Las Canteras). Menos de un cuarto en tarde de mucho calor.


GALERÍA DE IMÁGENES