ENTREVISTAS |
"Es momento de olvidar los errores del pasado y empezar a construir juntos el futuro, siempre en positivo"
Tomás Delgado Toro, ex Alcalde de Priego y ex Senador por Córdoba, actualmente presidente de la Fundación Citta

Rafael Cobo Calmaestra - Viernes, 14 de noviembre de 2008 (12:55:34)


El que fuera alcalde de Priego durante cuatro legislaturas, Senador por la provincia de Córdoba y pieza clave de la Agrupación Local del PSOE desde su reactivación en la década de los años setenta del pasado siglo, Tomás Delgado Toro, analiza detenidamente para Priego Digital algunos aspectos de su dilatada carrera política, sin pasar por alto la situación actual de nuestra localidad y la necesidad de aunar esfuerzos para afrontar con éxito el futuro.

Tomás Delgado en su despacho de la fundación Citta. (Foto: R. Cobo)
-Con casi 30 años ocupando puestos de responsabilidad política, ¿cómo se ve el mundo desde la simple militancia?.
-De una forma totalmente distinta y diferente, sobre todo con más objetividad y con el tiempo suficiente para analizar la gestión que llevé a cabo en los 16 años que tuve la responsabilidad de ostentar la Alcaldía de Priego, viendo y comprobando donde cometí errores y dónde se han producido los aciertos.
-Desde esa objetividad, ¿cómo ve Tomás Delgado sus cuatro legislaturas?.
-Creo que las definieron en su momento los ciudadanos con cuatro mayorías absolutas. En democracia hay un barómetro que es el que realmente dice cuál es la gestión de un político en su mandato y, a pesar de los errores que se cometieran en su momento, los ciudadanos, por una mayoría, opinaban que se estaba haciendo una buena gestión. Así funciona el sistema democrático y los ciudadanos tienen la oportunidad de evaluar cada cuatro años si lo que se está haciendo es positivo y merece de nuevo la confianza, y en mi caso, esas cuatro mayorías absoluta y una quinta simple, ponen de manifiesto que, a pesar de las críticas que se hicieron, algo que acepto, hay una mayoría que pensaba que se estaban haciendo las cosas bien.
-¿Ha cambiado la política local desde aquel ya lejano 1979?.
-Evidentemente han cambiado muchas cosas desde mis primeros mandatos. Eso es obvio. Lo único que no ha cambiado, y eso sí que me preocupa, es que se sigue hablando de los mismos temas que en mi último mandato, una situación que bien merece una reflexión por parte de los responsables políticos y de la sociedad en su conjunto, ya que Priego no puede ni debe  permitirse el lujo de estar hablando de los mismos proyectos durante tanto tiempo, lo que pone de manifiesto, desde mi punto de vista, de que no hemos sido capaces de llevarlos a cabo en tiempo y forma.
-Le he escuchado decir en varias ocasiones que aprendió más en la oposición que gobernando.
-Procuro aprender en cada uno de los sitios en los que estoy y en la oposición, es cierto que aprendí mucho porque ví las cosas desde otra perspectiva, tomé conciencia de las actitudes de personas, de los errores que cometí en mi propia gestión. Eso me fue de mucha utilidad porque para subsanar los errores que se cometen, lo primero que tienes que hacer es reconocerlos y asumirlos, y yo asumo y reconozco que durante mi etapa al frente del Gobierno Municipal de Priego, cometí errores y hubo cosas que no se hicieron bien. Es más, creo que habría bastantes cosas que haría de forma diferente a cómo las hice si volviera a tener una responsabilidad de gestión municipal.
-Desde su punto de vista, ¿el ciudadano de la calle se preocupa por lo que ocurre en su ciudad, se interesa por la política local?.
-Cuando yo fui Alcalde, preocupación y hasta cierto punto polémica había mucha en la calle. A mí se me criticaba lo de aplicar el rodillo y creo que en política no se aplica el rodillo sino la mayoría que los ciudadanos te conceden. En este sentido tengo que recordar que durante las cuatro legislaturas en las que ostentamos la mayoría absoluta, varios años se aprobaron los presupuestos municipales conjuntamente con Izquierda Unida. La hemeroteca está ahí y se puede consultar la participación de los distintos grupos políticos en las distintas comisiones informativas y, a veces, incluso hubo generosidad por parte de todos los grupos políticos, en temas como las ordenanzas municipales, ya que los grupos de la oposición, en momento de dificultad apoyaron al Equipo de Gobierno, algo que ahora me gustaría también que ocurriese, porque creo que cuando se está gobernando en minoría en una situación de crisis, hay que adaptarse a esa situación.
-En relación a ese apoyo, ¿qué haría falta en la actual Corporación para que los distintos grupos políticos aunaran posturas y criterios?.
-Cuando en 1979 entré en el Ayuntamiento de la mano de Pedro Sobrados, el PSOE tuvo nueve concejales y nos apoyamos en Vecinos por el Futuro de Priego, que tenía tres concejales. Pero a la hora de trabajar, lo hicimos todos, incluidos UCD y Alianza Popular. En aquellos años había una crisis de libertad, de gestión, de falta de recursos en la sociedad en su conjunto, una situación muy difícil en la que todos los grupos políticos que conformaban la Corporación hicimos un esfuerzo y trabajamos conjuntamente.
Eso es precisamente lo que debería de producirse en estos momentos en Priego, empezando por un pacto de gobernabilidad del PSOE con la fuerza política que creyese más conveniente, con tal de dar estabilidad al Equipo de Gobierno, pacto que debería estar acompañado por un compromiso de todos los grupos políticos para intentar salir delante de esta crisis, que ya está afectando a las familias. De ahí que en estos momentos no nos podemos permitir el lujo de ir cada uno por su lado y creo que tenemos que hacer un esfuerzo conjunto, los grupos políticos por una parte y la sociedad por otro, ya que de otra forma la situación no tiene salida.
-¿Qué le hace falta a Priego para dar ese salto que otras localidades ya dieron en su día?.
-Creo que necesita dos cosas fundamentales, la primera de ellas una unión política clara en esa dirección, lo que no quiere decir que en otros aspectos cada uno defienda sus idearios políticos que son totalmente respetables. Por otra parte que la sociedad se implique en ese proyecto de construir la ciudad del futuro.
Con estos dos elementos y el convencimiento de que podemos llegar, se puede salir adelante, algo que lejos de ser fácil, es muy difícil, pero si cada uno va por un sitio es casi imposible.
Cuando esa unión se produzca, estaremos en condiciones de pedir primero y exigir después a otras instituciones públicas que nos echen una mano, pero primero tenemos que presentar un proyecto de ciudad, donde la única diferencia que exista es económica y de bienestar, y no diferencias políticas y enfrentamientos, algo que desgraciadamente estamos viendo últimamente con personas que en lugar de construir destruyen mediante críticas y una carencia total de un análisis político y social constructivo.
Es momento de olvidar los errores del pasado y empezar a construir el futuro juntos y creo que no hay otra solución que la unión para hacernos fuertes, y que esa fortaleza sea siempre en positivo.
-¿Cómo se ve desde fuera ese permanente enfrentamiento entre la oposición y el Equipo de Gobierno?.
-Con preocupación, porque el esquema político que ahora mismo hay es el que los ciudadanos han querido, con una mayoría minoritaria que necesita, como decía antes, un pacto de gobernabilidad. La situación actual no es para que estemos mirando cosas ajenas a lo que es el bienestar y la economía de los ciudadanos, ya que tenemos que estar permanentemente en ello, dedicarle 24 horas diarias y si nos distraemos de ese cometido, malo.
De ahí que insista en la necesidad de ese pacto de gobernabilidad en nuestro Ayuntamiento para afrontar la situación de crisis en la que nos encontramos.
-¿Cómo catalogaría lo sucedido con las ordenanzas municipales?.
-Sencillamente como un ejercicio de irresponsabilidad, porque el aumento de las ordenanzas municipales es necesario, ya que esos ingresos se destinan posteriormente a proyectos, inversiones y ejecución de iniciativas con las que se persigue mejorar la calidad de vida de los ciudadanos y fomentar el empleo. Si alguien piensa que al final nos hemos ahorrado pagar un dos o un tres por ciento más en el agua y otros impuestos, creo que es un error, porque va en detrimento de los servicios.
-Recientemente se ha producido una profunda renovación de la ejecutiva local del PSOE en nuestra localidad. ¿Cómo está ahora mismo el partido en Priego?.
-En el PSOE prieguense se ha abierto una nueva etapa con la renovación de la ejecutiva, que ha cambiado radicalmente, asumiendo la secretaría general nuestra Alcaldesa, Encarnación Ortiz. Las cosas pueden salir bien si al final todos remamos en la misma dirección y somos capaces de corregir los errores del pasado y olvidar las disputas que se han producido en su seno, propias, por otra parte, de un proceso interno en el partido.
 Lo que sí tengo claro es que el partido, ahora, tiene que trabajar más que nunca, porque el Equipo de Gobierno en particular y la sociedad prieguense en general, lo necesita.
-¿La mayor implicación de los jóvenes es una de las asignaturas pendientes del PSOE prieguense?.
-Creo que la nueva secretaria general tiene como objetivo crear un grupo de jóvenes que sean los que tiren del partido en el futuro y adquieran la experiencia adecuada para ser los futuros responsables de la gestión municipal, si así lo quiere la ciudadanía.
Es cierto que en el seno del PSOE prieguense no se ha producido una renovación y algunos somos un poco mayores, pero también éramos jóvenes cuando empezamos a conformar el partido. Pero es verdad que la juventud no se ha implicado y esa es una tarea que debe llevarse a cabo en los próximos años.
-Abril de 2007 fue un mes especialmente difícil para Usted. ¿En la decisión de retirarse como candidato a la Alcaldía, qué peso más?.
-El partido y yo mismo pensamos que no era bueno para Priego que fuera como Alcalde de la ciudad al Juzgado imputado por un tema que no tenía ni pies ni cabeza, porque Priego es más importante que Tomás Delgado y que el PSOE, por lo que yo no podía ni debía permitir que cuando me sentara en la silla de la Audiencia Provincial lo hiciera como Alcalde. Así que me retiré de la candidatura por voluntad propia, ya que me apoyaban los compañeros de mi agrupación incondicionalmente. No hubo más que ese motivo, ningún otro, porque al final se ha visto y comprobado que la querella, la imputación posterior y todo lo que se hizo, fue un montaje político en colaboración con mucha gente.
 Aún así, remover el pasado no lleva a ningún sitio y en estos momentos menos, pese a que fue una experiencia desagradable con la que sufrió mucho mi familia, mis compañeros y yo mismo.
-En la rueda de prensa que ofreció recientemente anunciaba su retirada "momentánea" de la vida política. ¿Hasta cuándo?.
-Yo tengo una deuda política con mi partido y con la sociedad de Priego que no seré capaz de pagar nunca. El PSOE ha hecho por mí muchas cosas y estaré siempre disponible para ellos, pero mucho mayor es la deuda que tengo con la sociedad prieguense, que me dio la oportunidad de ser Alcalde de mi ciudad durante 16 años y por lo tanto, cuando el Partido y Priego me necesite, estaré siempre a su disposición.
-Después de esa frenética actividad en la vida política, siendo Alcalde durante cuatro legislaturas y Senador en una ¿a qué dedica actualmente su quehacer diario?.
-Estoy intentando recuperar el tiempo que robé a mi familia por mis responsabilidades políticas, algo que creo es imposible. El resto de mi tiempo lo estoy dedicando a la fundación del Centro de Innovación Tecnológica del Textil de Andalucía del que soy presidente, cargo por el que no percibo ninguna retribución al ser una institución sin ánimo de lucro.
-Hablando un poco de la fundación Citta, el próximo mes se cumple el primer aniversario de la inauguración de las instalaciones del Centro. ¿Qué valoración puede hacernos de la andadura de este proyecto?.
-En Priego siempre se están pidiendo cosas y cuando tenemos unas instalaciones de las características del Citta, en lugar de apoyar el proyecto, de respaldarlo, hay personas que parece que están esperando la oportunidad para criticarlo, involucrarlo en temas políticos e incluso esperando a que fracase, posturas que perjudican enormemente.
 Aún así, la valoración es positiva pero no suficiente. Creo que el Citta ha recorrido un camino pero ahora tiene que iniciar una nueva trayectoria, en la que vamos a reconducir sus objetivos, implicando mucho más al sector empresarial del textil para convertirlo en un instrumento generador de riqueza en el sector y en la propia sociedad prieguense. En esa tarea estamos y en breve tendremos una respuesta a estas nuevas necesidades para afrontar con éxito la situación actual, poniendo todo mi esfuerzo y empeño junto al equipo de la fundación, para que al final el Centro Tecnológico sea un éxito y se cumplan los objetivos marcados en un principio.
-¿Algo más que añadir?.
-Me gustaría recalcar esa llamada a la clase política prieguense y a la sociedad en general, de la necesaria unión de fuerzas para salir de la situación en la que nos encontramos, utilizando todos los instrumentos con los que contemos, incluidos los medios de comunicación, para construir siempre en positivo, porque del pasado tenemos que recoger los errores, para no volverlos a cometer y aprender de ellos. De esa manera, podremos hablar no ya de proyectos del 2001 o del 2002, sino de los que se inician ahora y pueden ver la luz dentro de unos años, porque lo importantes en situaciones como la que estamos viviendo, es estar permanentemente generando ideas, propuestas e iniciativas, algo que actualmente es muy necesario.